martes, 17 de marzo de 2009

MUCHO ÁNIMO, QUE TU AMARGURA TE CUIDA

Llevo varios días dándole vueltas a si poner o no poner esta entrada en el blog, pero un comentario Anónimo en la entrada de la Amargura vestida de Hebrea me ha convencido de que, por cercanía personal y por fraternidad cofrade, la debo poner.

No es más que mandar muchísimo ánimo, muchísimas fuerzas y todo el valor del mundo al vestidor de la Amargura, y también a su familia y amigos, en estos momentos malos que la vida le tenía deparados. Mucho hemos pedido por él en los círculos más íntimos, pero no está de más una salve a la Amargura por quien lea esta entrada. Ella, esa madre doliente a la que sus manos han recorrido palmo a palmo, le devuelve, sin duda, ahora, el cariño y la protección de su corazón maternal. Ella le ha de obrar de salud lo que él le obra de encajes. Guapa, guapísima Amargura, Señora del barrio entero, Reina de La Labradora, pon tu manto de esperanza sobre el Hijo que se emociona poníendotelo sobre la cabeza.

Mucho ánimo y mucha fuerza, hermano.

1 comentario:

Cofrade dijo...

Aun no conociendo en persona a este hermano cofrade no puedo pasar ni dejar en el olvido mi apoyo.

Madre, como bien sabras, no hace falta ni que te lo diga, tu vestidor lo esta pasando mal.
Tendras que arremangarte,
que recogerte la saya,
y hasta cambarte de manto
mostrando el verde de la esperanza.

Ese cofrade que te acarició con sus tiernas manos lo pasa mal.
Ahora, como buena Madre que eres
tendras que bajarte de la peana,
cuando nadie te vea,
las madres no hacen las cosas para ser vistas
Camianras silente hasta su lecho
y acariciaras su pelo
meceras su cama
si hiciera falta
le cantaras una nana
igual que hacias en Nazaret
con ese niño de tus entrañas.

Hermano cofrade
cosas del destino hicieron
que leyera por casualidad este blog
o quiza nada sea casual;
pero quiero que sepas
que aunque no te conozca
ya rezo por ti
cuando converso con aquel
que todo lo puede