domingo, 1 de marzo de 2009

EL HERMOSÍSIMO DOLOR DE LA VIRGEN DE LA SOLEDAD

Es, no sólo bonito, sino necesario, que las imágenes se integren en la vida del pueblo, también en la liturgia. Por esta razón, enhorabuena a las Hermandades que cambian el atuendo de sus Titulares para marcar los cambios de etapa y tiempo litúrgico. Es la Soledad de San Bartolomé una de las imágenes en las que se cuidan estos detalles. En las imágenes la vemos vestida para la Cuaresma, se podrán preguntar por qué no está vestida de hebrea, como es propio de este tiempo: es muy sencillo. La Hermandad ha decidido que esté vestida de manera completamente austera, más aún, que sus vestiduras se asemejen a las de penitencia de sus nazarenos y de sus anderos para que esté de esta manera en el I Acto Cofrade de esta Hermandad que se realizará este año por primera vez, aunque con visos de continuidad, con motivo de la Conmemoración del X Aniversario de la cuadrilla de Anderos y Anderas.
La virgen luce un tocado de tabla cerrada en el pecherín y de tabla abierta en el rostrillo realizado completamente con tul blanco, luce saya y bocamangas negras, como el manto, y un fajín de esparto. Guapísima en sus dolores, medita y hace meditar sobre la Corona de espinas que luce en sus manos y el Rosario de engarce de esparto como oración de acompañamiento en su sufrir. Además, en la profunda sencillez y austeridad del tocado se ha querido incluir un broche con forma de palma para señalar el final del camino de esta época cuaresmal y la espera de sus hijos para verla como Reina Sufriente sobre sus andas, con todos sus estrenos que, señoras y señores, más adelante comentaremos con detalle.
Enhorabuena a todos los hermanos de la Virgen de la Soledad













3 comentarios:

SERGIO GARCÍA-NAVAS dijo...

Sencillo y sobrio. En su justa medida. Reflejo por fuera de la procesión que va por dentro...como la has dejao, Antonio.
Enhorabuena a ti, como vestidor.
Enhorabuena, a la hermandad de El Santo por sus iniciativas y gusto.

Pedro Almoguera dijo...

Impresionante Antonio. Como siempre, dejas tu huella y tu propio sello en la manera de vestir a la Soledad. El cariño e ilusión que pones, unido a tu estilo y gusto nos hace sentirnos orgullosos de tenerte como vestidor. Gracias por todo lo que haces por nuestra hermandad.

Yolanda dijo...

Antonio como siempre esta preciosa, tienes unas manos para vestirla...., me gusta mucho que seas el vestidor de la Soledad, la dejas guapisíma.