domingo, 8 de marzo de 2009

HERENCIA ACOMPAÑÓ A SU CRISTO Y PUDO REZARLE EN SILENCIO

El pasado viernes, la Ermita de la Labradora fue un auténtico hervidero de fe y devoción. Después de un vía crucis en el que el gentío era más que considerable, al igual que el respeto y el silencio que se guardó durante el recorrido, una incontable hilera de personas se acercaron a La Labradora para dejar su beso a los pies de Jesús, para pedirle, para agradecerle, para mirarlo... Una noche para recordar, una noche en la que cada uno dió de sí lo que se esperaba, en el que cada uno se puso en su lugar - y menudos lugares algunos -, una noche en la que la fe verdadera de cientos de herencianos brilló con luz propia hasta pasadas las doce y media de la noche, hora en la que se cerró la ermita.

Desde aquí, felicitaciones a la Hermadad de la La Labradora por el cariño con el que preparó todo y por pornerse al servicio del "Moreno" para que todos sus fieles se sintiernan en su presencia como en su casa.






3 comentarios:

Sergio dijo...

Pues sí, esa noche cada uno, delante de El Moreno, se puso en su lugar:Centenares de personas se pusieron a sus pies, orando en silencio.
También se pusieron otros:Lástima de algunos, que se creen lo que no son, que van como lobos con piel de cordero, que se apropian de lo que no les pertenece...
Es que uno se pone malo de pensarlo...

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.